La historia de Chelís y un jugador de Puebla castigado por comer tortas

178

El técnico, José Luis Sánchez Solá sigue desempolvando anécdotas en plena cuarentena contra el coronavirus y ahora tocó recordar el momento cuando regresó a su casa a Sergio “Cherokee” Pérez por comer tortas en el aeropuerto.

Sin recordar la fecha del momento, el Chelís platicó lo vivido aquel día con La Franja, que se preparaba para viajar en avión y el lateral no desayunó con el resto del equipo.

”Llegamos directo al restaurante del desayuno, mientras Nacho Sánchez que fungía como entrenador de porteros y secretario técnico en los viajes, veía lo del equipaje y los pases de abordar, ya sentados en el lugar, noté que el Chero (Pérez) no consumía nada y que aparte hacía cara de fuchi a la comida del lugar. Se me hizo raro que no comiera nada, ya que todos los jugadores, por lo normal, no comen, devoran la comida como cualquier joven”, publicó Chelis en su cuenta de Facebook.

Al ver que no desayunó, Chelís siguió a Pérez y se dio cuenta que se metió a un famoso lugar de tortas en el aeropuerto poblano.

“Terminado el desayuno, ya con su pase de abordar, me di la tarea de seguir a distancia al Chero, para mi sorpresa lo vi entrar a las famosas tortas. Me esperé a que le sirvieran y como la PGR le caí en la mesa”, añadió Sánchez Solá.

El entonces técnico del Puebla acompañó a Pérez en su desayuno y ya que terminó le pidió el pase de abordar ya que no iba a viajar con el equipo.

“Me senté con él y me dijo que eran una maravilla de tortas, me esperé a que se la acabara, le pedí su pase de abordar, me lo quedé y le dije que no viajaba. Se quedó sorprendido, pero no dijo nada. Me imagino que se fue a la salida y tomó un camión de regreso”, añadió.

​EL ENOJO DE LOS COMPAÑEROS

Tras platicar con el plantel, Chelís pensó que estaban enojados con él, ya que nadie le dirigió la palabra.

“Me imagino que la noticia se regó como pólvora ya que los jugadores no me dirigían la palabra en todo el viaje. Llegando y antes de que subieran al cuarto, los reuní y les di la explicación del porqué no había viajado el Chero”, agregó.

“Nadie dijo nada. No me acuerdo como quedó el juego en su resultado final, pero se ganó más en cuanto a que las reglas se tienen que seguir y que lo más importante era el grupo y no el individuo.

Esta aventura fue del periodo del 2007 al 2009, cuando Puebla regresó a Primera División y antes de que el “Cherokee” dejara la Franja para ir a Rayados del Monterrey.

Con información de msn deportes

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here