Inicio Al Grito de Guerra La actualidad de la política monetaria en México: ¿expansiva o restrictiva?

La actualidad de la política monetaria en México: ¿expansiva o restrictiva?

170

El pasado jueves 14 de mayo la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió por unanimidad recortar la tasa de interés objetivo 50 puntos base para dejarla en 5.5%, bajo el argumento de la crisis económico-financiera que ha provocado la pandemia del Covid-19. En primera instancia parece una buena decisión, aunque para muchos analistas la tasa de interés sigue siendo demasiado alta. Es necesario analizar con cuidado esta forma de conducción de la política monetaria para concluir de manera correcta si está siendo expansiva, aquí te explico la respuesta.

La política monetaria en México persigue dos objetivos de largo plazo, el primero es una brecha del producto igual a cero, esto ocurre cuando el PIB real es igual a su nivel potencial. Éste se define como la máxima producción que puede alcanzar una economía tomando en cuenta los factores estructurales de cada país, como los factores de la producción. En otras palabras, es la capacidad instalada de la economía.  El segundo, es una brecha de la inflación igual a cero, esto se traduce en una tasa de inflación igual a la meta inflacionaria determinada por el Banco Central. Como sabemos, Banxico tiene una meta multianual de 3% con un rango de variabilidad de +/-1%, lo que otorga cierta flexibilidad para que la inflación pueda situarse en un rango de entre el 2 y 4%. Además, es necesario subrayar que la política monetaria solo funciona para moderar el ciclo económico y no para la generación de crecimiento.

Para conducir la política monetaria Banxico dispone de la tasa de interés nominal de corto plazo (tasa de interés objetivo) como su instrumento por excelencia. Si queremos realizar comparaciones del crecimiento económico de nuestro país, debemos recurrir al nivel del producto potencial como parámetro; de la igual forma sucede con la inflación cuyo parámetro es la meta inflacionaria. Asimismo, la tasa de interés nominal de corto plazo tiene su propio parámetro de comparación, la tasa de interés neutral, y solo a través de la brecha entre estas dos tasas de interés podremos definir si la política monetaria es expansiva, restrictiva o neutral. 

Entonces, la tasa de interés neutral está definida como la tasa de interés real de corto plazo consistente con un producto situado en su nivel potencial (brecha del producto cero) y la inflación en su objetivo (brecha inflacionaria cero). En sus informes trimestrales del 2019, Banxico calcula la tasa de interés real neutral para la economía mexicana y la sitúa en un rango de entre 1.8 y 3.4%. Debido a que estamos tratando con una tasa real, es necesario sumarle a dicho rango la meta de inflación de 3% para obtener la tasa de interés nominal neutral, cuyo resultado es un rango del 4.8 al 6.4%. El promedio de esta tasa se sitúa en 5.6%.

Es importante mencionar que bajo el modelo de metas de inflación y un tipo de cambio flexible, la autoridad monetaria solamente tiene control de la tasa de interés nominal de corto plazo, por ello la designó como su instrumento, esto significa que no tiene influencia directa sobre las variables reales como la producción, el empleo y la tasa de interés real. Una vez explicado todo lo anterior, ya estamos en posición de analizar el tipo de política monetaria que está siguiendo Banco de México.

Cualquier nivel de la tasa de interés objetivo que esté por arriba del 6.4% implica una política monetaria restrictiva, tal como la implementada desde el 2017 hasta marzo del 2020 cuyo nivel máximo fue de 8.25%. Lo anterior fue consecuencia del incremento en la inflación experimentada en 2017 que alcanzó niveles del 6.77% que derivó en una brecha inflacionaria positiva. El propósito de Banxico era regresar la inflación a su objetivo de largo plazo, mismo que logró a mediados del 2019. Actualmente, la tasa de interés objetivo se ubica dentro del rango de la tasa nominal neutral calculada por la misma autoridad monetaria, lo que implica que estamos ante una política monetaria neutral. 

Seguramente se preguntará, estimado lector, ¿por qué Banxico no está aplicando una política monetaria expansiva dado el entorno económico nacional negativo? La respuesta es sencilla, el objetivo prioritario de Banxico es mantener una inflación baja y estable y por ahora la meta está cumplida. De aplicar una política monetaria expansiva se pone en riesgo el objetivo de largo plazo y esto no lo puede permitir la autoridad monetaria y menos en un contexto de recesión económica. Por ello, la importancia que reviste la coordinación con la política fiscal para la generación de crecimiento económico, situación que actualmente parece imposible.

La economía siempre está expuesta a choques externos que inducen tanto al producto como a la inflación a desviarse de sus respectivos objetivos en el corto plazo, tal como está ocurriendo con el producto que presenta una brecha negativa creciente. Por esta razón, Banxico ha recortado la tasa de interés desde el año pasado sin olvidar su objetivo prioritario de largo plazo. Las condiciones actuales presentan una holgura económica, en la inflación pero sobre todo en el producto, en consecuencia se esperan más recortes en la tasa lo que resta del año. El pronóstico es que disminuya hasta el 4.5%, como máximo.

No queda más que esperar si las próximas decisiones de la autoridad monetaria estarán encaminadas a seguir recortando la tasa de interés objetivo y así dirigir la política monetaria a terreno expansivo; por ahora la política monetaria es neutral.

Dr. Luis Alberto Bravo Pérez

Twitter: @IMacroeconomica

 

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here