Análisis del tipo de cambio del 2 al 5 de junio

124

La primera semana de junio se recordará durante un largo periodo de tiempo porque marca el inicio de la actividad económica después de casi tres meses de confinamiento gracias a la pandemia del Covid-19. Este evento ha generado un sentimiento de optimismo entre los inversionistas que se ha visto reflejado en las bolsas de valores, especialmente en Wall Street, así como en la recuperación de los precios internacionales del petróleo.

En concordancia con mis anteriores informes, este sentimiento de optimismo provoca un incremento en el apetito por el riesgo de los inversionistas que salen de sus refugios con dirección a las economías emergentes. Este comportamiento se ha visto reflejado, desde la segunda quincena de mayo, en una depreciación del dólar con respecto a las monedas más importantes del mundo del 3.05%, medido a través del índice del dólar (DXY) en donde el Euro es la moneda con mayor ponderación. Sin duda, el peso mexicano es una de las monedas más beneficiadas dentro de las economías emergentes.

Esta semana la moneda nacional se apreció 2.48% respecto al dólar, alcanzando un valor máximo de 22.27 y un mínimo de 21.48. A partir del martes 2 de junio el tipo de cambio se está moviendo dentro de un rango de entre los $21.50 y los $22, que representan el soporte y la resistencia más fuertes, respectivamente. Vamos a poner las cosas en contexto para tener un punto de comparación con la apreciación de esta semana. El 17 de febrero del presente año, el tipo de cambio se apreció hasta los $18.50 su valor mínimo de los últimos 18 meses, a partir de ese momento inició la depreciación debido al comienzo de los problemas asociados con el Covid-19. El punto máximo de la sobrerreacción del tipo de cambio fueron los $25.76 el 6 de abril, lo que significó una depreciación del 39%.

Después de una sobrerreacción de este tipo, las monedas tienden a estabilizarse y a disminuir su precio, aunque nunca regresan a su nivel inicial, situación que ha experimentado el peso mexicano desde el 6 de abril al presentar una apreciación del 16.38% respecto al dólar estadounidense, cuyo principal factor ha sido la entrada de capitales.

Desde el punto del análisis técnico el comportamiento del peso mexicano no ha cambiado respecto de la semana anterior. Los crossovers de corto y mediano plazo ya ocurrieron, es decir, se ha cruzado el EMA9 con el EMA20, EMA9 con EMA50, EMA20 con EMA50 (las medias móviles exponenciales EMA’s por sus siglas en inglés). Continúa llenando el gap entre el EMA50 y el EMA200. En el gráfico de un año se pueden observar dichos comportamientos. Por ahora el tipo de cambio está a 36 centavos de alcanzar el EMA200 que se ubica en los 21.18 pesos por dólar. Es probable que pueda llegar a dicho valor en los próximos días de continuar el optimismo global.

La recuperación de los precios del petróleo ha jugado un papel importante en el optimismo de los inversionistas a nivel mundial. Esta semana el precio del crudo Brent, referencia europea, se incrementó 11.23% iniciando la semana en los 37.73 y cerrando en los 41.97 dólares por barril. Comportamiento similar presenta el petróleo WTI, referencia estadounidense, cuyo precio subió 9.1% pasando de los 35.70 a los 38.95 dólares por barril. La mezcla mexicana no ha sido la excepción, también se ha ido recuperando paulatinamente y esta semana presentó otro incremento en el precio de 11.65%, abriendo la semana en 31.14 y cerrando en 34.77 dólares por barril.

Debemos tener cuidado al interpretar estas cifras porque no representan una recuperación económica en México, de hecho, los indicadores macroeconómicos se siguen deteriorando.

cDr. Luis Alberto Bravo Pérez

Twitter: @IMacroeconomica

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here