Mejoran las Expectativas Macroeconómicas en Noviembre 

165

Como ya es costumbre en este espacio, al inicio de cada mes realizo un análisis sobre la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialista en Economía del Sector Privado (EEEESP) correspondientes al mes de noviembre. ¿Qué se observa? Que las expectativas de las principales variables macroeconómicas comienzan a estabilizarse después del desajuste y el comportamiento atípico presentado durante el confinamiento. Vale la pena mencionar que la semana pasada Banxico publicó su informe del tercer trimestre del año, pero de esto profundizaremos en la columna de la próxima semana.

La variable que ha sufrido más cambios en los últimos meses es sin duda la expectativa de la tasa de crecimiento de la economía. Hace tres o cuatro meses algunas instituciones financieras estimaban una contracción económica de doble dígito y paulatinamente han venido mejorando los pronósticos gracias al efecto aritmético provocado por la apertura gradual de la economía a partir de junio. En su informe trimestral, Banxico plantea un “escenario central” para el 2020 de -8.9% y de 3.3% para el 2021. En comparación con la EEEESP, en noviembre mejoraron las expectativas de crecimiento respecto de octubre pasando de -9.44% a 9.10%, este último dato se acerca al calculado por la institución central. Así mismo, mejoró marginalmente la expectativa de crecimiento para el 2021 de noviembre respecto de octubre, pasado de 3.21 a 3.29, también cifra muy cercana al 3.3% de Banco de México.

En la inflación es notorio que las expectativas se acomodan e inician la convergencia hacia la meta determinada por Banxico de 3%. Después del impacto por el dato observado en el mes de octubre de 4.09%, sorpresivamente para la primera quincena de noviembre la inflación disminuyó hasta 3.43%. Por esta razón, las probabilidades han cambiado notoriamente, para los rangos de 3.1 a 3.5%; de 3.6 a 4% y de 4.1 a 4.5% las probabilidades del mes de octubre fueron 9, 57 y 30%, respectivamente; mientras que para noviembre fueron de 29, 57 y 9%, respectivamente. El cambio es evidente, en octubre 66% de los analistas esperaban una inflación entre el 3.1 y el 4% y para noviembre el 86%. Similar es el escenario para la expectativa de inflación para el 2021, 2022 y para los próximos 12 meses cuyas probabilidades se ubicaron en 78, 71 y 77%, respectivamente en el rango de 3.1 a 4%, que dicho sea de paso representa la parte superior del rango de variabilidad de la meta de inflación determinado por Banxico. 

El tipo de cambio es la variable que ha presentado la mayor volatilidad desde el inicio de la pandemia y fue severamente afectado por la aversión al riesgo mostrada por los inversionistas y la consecuente salida de capitales que provocó una depreciación del 38%, aproximadamente. A partir de ese momento el tipo de cambio se ha estabilizado y ha recuperado cerca del 22% del terreno perdido frente al dólar. Al tiempo en que redactaba esta columna, el peso se cotiza frente al dólar en $20.02. Por este motivo, la expectativa de cierre de año para el tipo de cambio fue de $22.74 en octubre y disminuyó a $20.57 en noviembre. Sin duda la vacuna contra el Covid-19 puede ayudar a que el tipo de cambio se aprecie aun más y pueda estar cerca del nivel observado pre pandemia.

Con relación a la tasa de interés, es importante mencionar que la Reserva Federal de Estados Unidos informó en sus decisiones anteriores que iba a mantener la tasa de interés de los fondos federales entre 0 y 0.25% todo el 2021, 2022 y 2023. Desde el inicio de la pandemia Banxico ha recortado la tasa de interés objetivo 400 puntos base, ubicándose actualmente en 4.25%, anunciando en la última reunión la Junta de Gobierno que han decidido terminar con los recortes y ha informado que así se mantendrá la tasa durante los próximos meses. Motivo por el cual los analistas esperan en noviembre que la tasa de interés de fondeo bancario para lo que resta del 2020 y el 2021 se sitúe por debajo de la tasa objetivo en 4.19% y 4.08%, respectivamente.

Como han podido observar, estimados lectores, las principales variables se estabilizan y lo harán aún más cuando esté en el mercado la vacuna, disminuyan las muertes, los contagios y todos los sectores estén abiertos al 100%. Como buen gobierno neoliberal, la actual administración federal está dejando que las libres fuerzas del mercado regresen a la economía a la senda del crecimiento observada hasta el 2018, pero a nosotros solo nos queda esperar.

cDr. Luis Alberto Bravo Pérez
Twitter: @IMacroeconomica

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here