¡Blue is the color! Chelsea campeón de la Champions League

193

Un gol de Kai Havertz fue la diferencia para que el equipo londinense se llevara el título en Oporto; los Citizens tendrán que seguir esperando. 

“¡Los campeones! Ellos son los mejores”, el himno de la Champions League con la mejor descripción de la Final de este 2021 entre el Manchester City y Chelsea.

“Los maestros”, Pep Guardiola y Thomas Tuchel se enfrentaron en lo que bien pudo ser una partida de ajedrez, meticulosa, certera y con movimientos como respuesta a la táctica que cada entrenador decidió imponer.

Guardiola se vio superado por el que podría ser un nuevo abanderado de la camada de técnicos en el futbol europeo.

Así, Chelsea y Tuchel ganaron con el 1-0 a la cátedra, esto gracias al gol de Kai Havertz, el joven de 21 años que festejó su primera anotación en el torneo para darle el título a su equipo que nunca tuvo los pronósticos a favor en este torneo que ganó a mil 564 kilómetros de distancia, desde la línea más corta de Portugal a Londres.

La partida comenzó con un Timo Werner como antagonista, en la línea de fuego falló una muy clara para adelantar a su equipo en los primeros 10 minutos.

El jugador terminó rebanando el balón frente al arco de Ederson Moraes. Y si una no fue suficiente, Werner tuvo otra más, en esta ocasión, las piernas no estuvieron coordinadas.

EL GOL DEL TÍTULO PARA EL CHELSEA Una gran jugada colectiva que comenzó desde la portería con Édouard Mendy quien con un trazo largo sirvió a Ben Chilwell sobre la banda.

El jugador se apoyó con Mason Mount y éste condujo la pelota para enviarle el esférico a Kai Havertz. El jugador del Chelsea se posicionó y ante la salida anticipada de Ederson Moraes, Havertz lo evitó y terminó quedando solo con espacio ante al marco para definir. La algarabía ensordeció las tribunas del Estadio Dragao con el primer gol del alemán en una Champions.

DE BRUYNE, EL CABALLO TUVO QUE ABANDONAR EL TABLERO

Guardiola movió sus piezas (una de ellas de manera forzada) dándole entrada a Fernandinho y Gabriel de Jesus, éste en lugar de Kevin De Bruyne quien tuvo que despedirse de la Champions debido a un fuerte golpe tras chocar con el alemán, Antonio Rüdiger, que le provocó un hematoma en el ojo. Los movimientos le ayudaron para crecer en lo ofensivo.

Del otro lado, como ajedrecista, Tuchel le respondió a uno de sus maestros del futbol. El mejor jugador de Estados Unidos, Christian Pulisic pisó el césped.

POLÉMICA MANO EN EL ÁREA DEL CHELSEA

Los gritos volvieron a ensordecer el recinto tras un disparo de Raheem Sterling que fue detenido por Reece James en lo que pareció una mano dentro del área. Los del Manchester reforzaron los abucheos con el reclamo constante hacia Mateu Lahoz, pero el árbitro, con temple, decidió que la pelota se había estrellado en el pecho del futbolista del Chelsea y después rebotó en el brazo.

PIEZAS EN DESESPERACIÓN

Los últimos minutos de juego fueron una total demostración de la desesperación del City al no poder contrarrestar la estrategia de su rival, la Champions se les iba de las manos, cada minuto perdido era la alegría para los de Tuchel. Las piernas, los brazos y las gargantas se prepararon para el festejo final, el silbatazo determinó al campeón y de inmediato todos los del Chelsea se fundieron en un eufórico abrazo, mientras que el rival cayó al césped en llanto. La imagen del ganador y el perdedor.

 

Publicidad