La tercera ola en México alcanza a las anteriores en contagios en ocho semanas

419

El nuevo pico de la pandemia supera en casos detectados a los dos primeros, y mantiene el mismo ritmo que el segundo en hospitalizaciones; las muertes, por ahora, aumentan a un ritmo menor.

Tras dos meses de escalada ininterrumpida de contagios que no atisba final, los últimos datos oficiales cuestionan la expectativa que algunos tenían de un tercer episodio menos intenso de la pandemia.

El 20% de personas completamente vacunadas no alcanzan para ponerle freno a la variante delta, que impulsa un repunte de casos si cabe más intenso que los anteriores, nutrido de jóvenes y no vacunados. El único espacio para la esperanza lo ofrece el relativamente lento aumento de las muertes, con tendencia difícil de predecir.

Delta se contagia más rápidamente que sus antecesoras gracias a una ventaja evolutiva que le permite saltar más fácilmente de cuerpo a cuerpo, sobre todo si este no cuenta con las defensas que otorga la inmunización.

Los bruscos subidones en la India o el Reino Unido ya atestiguaron en meses pasados de lo que es capaz la variante, y ahora México observa cómo su nueva curva se empina más rápidamente que las anteriores. La de hospitalizaciones le sigue a la zaga, tras un inicio algo más pausado, pero hoy con un ritmo comparable al de olas anteriores.

Durante un tiempo se mantuvo la esperanza de que la inmunidad acumulada por contagios pasados (México parece, al fin y al cabo, uno de los países más golpeados por el virus si se mide por exceso de mortalidad), sumada a la vacunación, ayudasen al menos a frenar las versiones más graves de la enfermedad. Pero aunque más de la mitad de mexicanos ya dispone de al menos una dosis, son muchos menos (el mencionado 20%) los que tienen ambas.

Los datos del Reino Unido informan de una diferencia importante en la protección que proporcionan dos dosis de la vacuna en contraste con solo una: completar la pauta incrementa la protección del 80% al 96% de efectividad. La brecha para contagio es aún mayor: una dosis reduce las probabilidades de contraer una versión sintomática de covid causada por delta en apenas un 35%. Con dos, el aumento es espectacular: 79%.

El único resquicio de esperanza en los datos a día de hoy lo ofrece la tasa de muertes. En este tercer pico, la aceleración del indicador está siendo menor al primero, y aunque va en ritmo paralelo al segundo, aún está muy lejos de su nivel.

Publicidad