“Me estoy tronando los dedos para mantener a mi familia”: Javier Duarte

605

Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz acusado de los delitos de enriquecimiento ilícito, peculado, e incumplimiento del deber legal, dijo que es mentira que su esposa, Karime Macías, y sus hijos, lleven una vida acomodada en Londres, Inglaterra.

Duarte habló sobre el tema luego de que la Fiscalía General de la República (FGR) ampliara su solicitud provisional con fines de extradición en contra de Karime Macías.

El 29 de mayo del año pasado, Miguel Ángel Yunes, ex gobernador de Veracruz, dio a conocer los resultados de una investigación que establecía que la familia de Duarte ocupaba un departamento en el número 10 de Wilbraham Palace, en Belgrave, un barrio exclusivo de Londres ubicado a sólo 1 kilómetro del Palacio de Buckingham, en donde vive la reina Isabel.

Entre la renta, colegiatura de sus hijos, y gastos como gimnasio, tratamientos faciales, y clases de idiomas, Karime Macías gastaba 60,000 libras o un millón 600,000 pesos, calculó la administración de Yunes.

Sin embargo, Duarte dijo que esos datos no son reales.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva, Duarte desglosó los presuntos datos de los gastos de su familia:

80,000 pesos por renta de departamento

50, 000 pesos por colegiaturas

50,000 pesos por atención médica, vestido, transporte, y gastos adicionales.

De esta manera, según el gobernador de Veracruz, los gastos de su familia ascienden a 171,000 pesos al mes.

“Es lo que hay”, dijo Javier Duarte.

El político del PRI dijo que aunque “todo mundo piensa que soy multimillonario”, la realidad es que “me estoy tronando los dedos para mantener a mi familia”.

Duarte también aseguró que su familia no cuenta con servidumbre: “Ellos cuatro viven solos, de repente va mi suegra a estar con ella una temporadita nada más”.

“Quisiera darles más”, aseguró Duarte, “Lamentablemente es lo que tengo”.

El ex mandatario veracruzano agregó que le gustaría que sus hijos estuvieran en México para “verlos, abrazarlos”, pero que están obligados a vivir en Londres por una persecusión política.

Publicidad