¿Por qué nos miente, señor Presidente?

710

“No mentir, no robar, no traicionar al pueblo” son los tres principios básicos del actual Presidente de México Andrés Manuel López Obrador y de su partido MORENA. Cuando tienes en la bolsa a gran parte de la población de este país ávida de un “cambio verdadero”, es muy fácil romper con los principios que prometió cumplir desde la campaña presidencial. López Obrador está mintiendo y traicionando al pueblo, en especial a todos aquellos que decidieron volcarse a las urnas para votar por él. Los que no simpatizamos con Andrés Manuel sabíamos que esto iba a ocurrir más temprano que tarde.

Todo esto sale a colación porque Andrés Manuel les mintió a sus seguidores y traicionó al pueblo cuando decidió hacer un plantón en Reforma. Les mintió porque les hizo creer que Felipe Calderón le arrebató la presidencia por un supuesto fraude electoral, y los traicionó porque el plantón causó pérdidas económicas por 7 mil millones de pesos, aproximadamente, provocando que más de 3 mil trabajadores perdieran su empleo entre restaurantes, bares, hoteles, entre otros, según la Canirac. Pero, en aquel momento, López Obrador pidió disculpas y dijo que todo era por una causa, luchar contra el fraude electoral, contra la mafia del poder. Todo estaba justificado.

Ahora, con el problema del desabasto de gasolina en varios Estados del país, López Obrador vuelve a mentir y a traicionar al pueblo que le dio la presidencia, por entablar una supuesta guerra contra el huachicoleo, sin resultados hasta el momento. Lo que sí existe, son grandes pérdidas económicas una vez más. El sector privado calcula que las pérdidas ascienden a los 10 mil millones de pesos, según INEGI, en Estados como Querétaro, Guanajuato, Michoacán, Ciudad de México, Jalisco, entre otros. El Bajío es una de las zonas económicas más importantes en el país por el gran número de empresas y parques industriales, sobre todo automotrices, y ha sido la más afectada. La actividad económica se ha reducido porque la mayor parte de los productos se mueve por tierra, los transportistas y la empresas están sufriendo las consecuencias por el desabasto.

Estas pérdidas son irrecuperables, pero volvieron a escena las disculpas públicas tal como ocurrió en el 2006: “Pedirles a los ciudadanos que nos ayuden, que nos apoyen para no dejarnos someter, vencer por la delincuencia; que entre todos triunfemos y acabemos con el robo de combustible”, así que tenemos que aguantar porque todo está, otra vez, bien justificado. Lo que me resulta increíble es que la gente esté dispuesta a continuar “por que se va a terminar con la corrupción”, y ni siquiera se atreven a pensar que todo esto es una mentira, una cortina de humo.

El desabasto provocado por el gobierno federal, entre otros factores, ha ocasionado que varias Instituciones privadas hayan reducido la expectativa de crecimiento para el 2019; por ejemplo, Bank of America y BofA la redujeron del 2 al 1% anual. Además, el reconocido economista Jonathan Heat, propuesto por López Obrador para integrarse a la junta de gobierno de Banco de México, mencionó que “si se extiende más allá de febrero o marzo pudiéramos empezar a ver algo muy peligroso y estaría preocupado”, esto implica una subida en los precios de algunos productos que pueden impactar negativamente a la inflación.

El presidente no tardó en salir a desmentir a todos aquellos que redujeron la expectativa de crecimiento, ¿por qué?, porque el señor López Obrador es el dueño de la verdad absoluta y sabe, además, que cuenta con el apoyo total de sus feligreses, todavía.

No sé en que vaya a terminar todo este problema, ignoro que otras ocurrencias pueda tener el gobierno federal, seguramente están buscando al chivo expiatorio que ayude a legitimar su estrategia, mientras las pérdidas económicas se acumulan. Por el bien del país, espero estar equivocado, aunque la evidencia, hasta el día de hoy, no me haya indicado lo contrario.

¿Hasta cuándo dejará de mentir y traicionar al pueblo, señor Presidente?

Mtro. Luis Alberto Bravo Pérez

Twitter: @luisbeto8

Publicidad