Puebla no es el centro del mundo, les aviso

204

Por. Itandehui Rodríguez / @Itandehui_RoMa

¡Ah, pero qué alboroto el de ayer! Enrique Doger nada más salió a desayunar el domingo con sus amigos y el mundo enloqueció, se privó, las plumas recibieron instrucciones, los bots se activaron y ¡pum! Colapsó el círculo rojo. Todos comenzamos a futurear que si coordinador de campaña de Nacho Mier, que si candidato a la presidencia municipal, que si es pareja de Nacho, que si nada más socios, les dedicaron media mañanera… bueno ¡todos hablamos el tema! ¡To-dos!

Comenzaron a recordar si fue bueno, si no, si Marín lo traicionó, si no, si morena lo buscó, si no, desempolvaron sus historias reales, las aderezadas, las súper adornadas y todas las demás. ¿Pues no que Enrique Doger ya estaba en el “camposanto” político? ¡Pues si eso hubiera sido cierto, hora hablaremos del lunes de resurrección!

Al mismo tiempo, Enrique Doger salía a dar una rueda de prensa para decir que el presidente del PRI, Néstor Camarillo, debería estar llamando a rendir cuentas a su coordinador en el Congreso, a su jefe político, a Jorge Estefan, porque él sí apoyó a morena en 2019 y bueno, todos sabemos que es cierto, bien lo dijo Doger, porque al coordinador de la bancada tricolor en el legislativo poblano no le ocupó, ni le preocupó ocultar lo que estaba haciendo. Obvio, también sabemos que no hay manera de que el PRI haga algo contra Jorge Estefan, eso jamás va a pasar, así que borren esa idea de sus cabezas.

Además, durante esa rueda de prensa dijo que fue a un desayuno a escuchar a un legislador hablar sobre su postura respecto de los temas que están en debate en el legislativo federal.

Mientras el pueblo ardía y jurábamos que Puebla es el ombligo del universo, el verdadero protagonista de todo este revuelo caminaba plácidamente por las calles de la Ciudad de México, en franca camaradería y provocando la risa de Mario Delgado, su presidente nacional, seguramente por la manera en la que, al mover un dedo, generaron un tsunami. Eso se llama efecto mariposa.

Por otro lado, si alguien está tendiendo la mano a su amigo para que se reactive políticamente luego del desdén del partido al que tanto le dieron, es Nacho Mier. Sean cuáles sean las circunstancias, estemos o no de acuerdo con lo que están haciendo, aunque obvio no nos están preguntando ni tendrían por qué, pero hay que reconocer que el diputado Mier le está tendiendo la mano a su amigo y eso habla bien de él; de ahí a que Enrique Doger tome la decisión de dejar atrás al Revolucionario Institucional, falta mucho, o no, yo digo que esa decisión ya está tomada, pero eso lo digo yo y no les estoy diciendo si es que se queda o se va, solo creo que hombres de tanta experiencia, oficio y que se conocen a la perfección, están haciendo lo que mejor saben hacer, “nadar” en sincronía.

Y como les dije: ¡Puebla no es el centro del mundo, les aviso!

Con información de Paralelo19.mx

Publicidad