¡Tú, Santiago Nieto, eres el rival más débil!

261

Por. Itandehui Rodríguez / @Itandehui_RoMa

¿Les ha pasado que acaban siendo damnificados de una boda? A mí varias veces, pero les voy a contar solo de una, hace tiempo fui a una boda en Cancún a la que llegué con objeto de mi afecto y regresé sin él, la verdad es que la boda se puso tan buena, que no recuerdo absolutamente nada de lo que pasó, se me borró el casete por ahí de la 12 de la noche y cuándo desperté, el ciudadano en cuestión no estaba en nuestra habitación, le llamé y ya estaba en el aeropuerto, enojadísimo y con vuelo carísimo comprado de última hora para volver a CDMX. Un poco triste, pero más confundida, decidí aplicar la máxima de la gran filósofa Thalía, “si no me acuerdo, no pasó”; así que me quedé una semana más a vagar por el Caribe y luego volví para seguir haciéndome “guaje” hasta que al ciudadano se le pasara el coraje, le tomó como tres semanas y me buscó ¡Esa Thalía es como el Gran Maestro Oogway en mi vida! Sí no saben de qué hablo, vean Kung Fu Panda.

Prosigamos… todos, absolutamente todos hemos sido damnificados de una u otra manera de una boda, pero la de esta semana sí que fue de proporciones mayúsculas y repercutió hasta en Casa Puebla, así como lo leen, y eso que se organizó en Guatemala.

Pues resulta que el hombre duro, peligroso, fuerte, el verdugo de la administración, Santiago Nieto, osó enamorarse de una mujer y volverse loco, se le olvidó que debe amar a Lópezcraist nuestro señor por sobre todas las cosas. La consejera Carla Humphrey aplicó la más implacable de las estrategias, así como los cisticercos que llegan hasta el cerebro vía un taquito de carnitas mal cocido, así se le metió a Santiago por los ojos, por el olfato, por el gusto, se alojó en su corazón y de paso acabó con su juicio, no creo que bueno, pero juicio al fin. Y no lo culpamos, se vale enamorarse, lo que no se vale es jugarle al gandalla y querer engañar al omnipresente, omnipotente y omnisapiente Lópezcraist nuestro señor.

Luego de entregar un anillo de compromiso de un millón de dólares, no de pesos, ¡cof, cof, cof! ¡UN MILLÓN DE DÓLARES! Era obvio que, con un anillo de ese valor, no se iban a casar en Cocoyoc y menos en Acapulco, eso es de pobres y austeros republicanos, ¡no señor! Decidieron largarse a casar a Guatemala para no correr el riesgo de que los cacharan como a César Yáñez y que lo vetaran por tres años por hacer una boda “fifí”. ¿Quién los iba a descubrir hasta Guatemala? Si ir para allá es como viajar a la dimensión desconocida… ¡Bueno, obvio no, pero ellos lo pensaron!

Pues se fueron y no contaron con que, para empezar, uno de los eventos que más disfrutamos los mexicanos, son las bodas y nos encanta presumir que nos invitaron a quiénes no invitaron, porque nos encanta hacer caravana con sombrero ajeno. Pensaron que porque había en México un evento hiper fifí, nadie iba a voltear a Guatemala; con lo que no contaron fue que el primer escándalo del fin de semana no fue que Checo Pérez no subiera al primer lugar del pódium en la carrera de la F1, a pesar de la indemnización millonaria que su padre, Antonio Pérez Garibay, el diputado federal de Morena le consiguió a su pequeño hijo, sino que detuvieron a Paola Félix Díaz, secretaria de Turismo de la CDMX en el aeropuerto de Aurora, Guatemala, por querer ingresar 25 mil USD en un vuelo privado. ¿Qué no la secretaria de Turismo debió estar en la CDMX el fin de semana de la carrera que dejó una derrama millonaria para México? ¡Pues no, se fue porque llevaba el “cambio” para que los invitados pudieran poner los billetes con alfileres en el vestido de la novia! ¡Ah, no… esperen… perdón, eso no se hace en las bodas fifís! Bueno, llevaba una lana para la propina de los meseros, porque alguien que gasta un millón de dólares en un anillo de compromiso, le metió a la boda, por lo menos 20 veces más. Y de la camioneta que le regaló el novio a la novia mejor ya ni les cuento.

La secretaria tuvo que renunciar luego de generar un problema diplomático.

Acto seguido y para descomponerle más el fin de semana a Lópezcraist nuestro señor, a Mario Delgado, el (horroroso) del Chapucero y varios personajes más, se les ocurrió irse a meter al más fifí de todos los eventos fifís que se pudieron llevar a cabo este fin de semana en México, la F1.

sdr44444442.jpg

¡Véanlo tan sonriente! Ahí andaba él, conformando comités de defensa de la 4T entre neoliberales, conservadores, aspiracionistas y asquerosos prianistas. ¡Ése es valor y no payasadas!

Pues bueno, obviamente la ira de Lópezcraist nuestro señor no pudo contenerse más. Casi me lo matan de un corajote ¡Ya ni la chingan! El caso es que ayer lunes acabaron por “renunciar” a Santiago Nieto. Esta fue la gota que derramó el vaso, por supuesto, porque Santiago ha sido incapaz de entregar las cabezas que el presidente nuestro señor le solicitó, ni la de Calderón, ni la de Anaya, ni la de Lozoya… básicamente la de nadie. Sólo algunos factureros y, por supuesto, de la Gómez Mont y su marido, pero de ahí párenle de contar, es más, ni la de Rosario Robles porque no ha podido comprobar discrepancias financieras entre sus cuentas bancarias y sus ingresos… Nada, ¡puras fallas!

Su boda fue solo la gota que derramó el vaso, ni intenten achacar la culpa a la operación de algún liderazgo al interior de Morena, es resultado única y exclusivamente de su falta de resultados. Por eso es que… ¡Tú, Santiago Nieto, eres el rival más débil! ¡Te vas!

¿La víctima colateral en Puebla? Con una foto les digo todo:

bvee429pki0.jpg

P.D. Si quieren conocer la definición de amor del bueno, lean esto:

Publicidad