¿Por qué no debes votar por Morena?

269

Este domingo 6 de junio se llevará a cabo una de las más trascendentes elecciones en nuestro país que está dividido en dos bandos, principalmente: los votantes fieles a Morena y los que están en contra del partido oficial y optarán en su mayoría por la coalición PAN-PRI-PRD. Uno de los objetivos prioritarios del actual presidente López Obrador era justamente polarizar al país y lo ha logrado con éxito. ¿Por qué no debes votar por Morena? Aquí te lo explico.

El gobierno de México ha tenido un pésimo manejo de la pandemia analizado desde cualquier punto de vista. Los mensajes desde la mañanera siempre fueron confusos, incongruentes, un día el cubrebocas era importante, al siguiente era irrelevante. El presidente les restó importancia a los contagios, nunca usó cubrebocas. El resultado hasta hoy son 216 mil muertes oficiales, si multiplicamos por cuatro el dato oficial estaremos rondando el millón de muertos, esto debido al modelo Centinela aplicado por el gobierno y confirmado por el mismo subsecretario de Salud Hugo López Gatell. A dos días de las elecciones, la jefa de Gobierno de la CDMX anuncia el cambio del semáforo a verde, una total irresponsabilidad.

En materia económica los resultados no son diferentes. Andrés tomó el país con un crecimiento económico promedio anual de 2.2% tomando en cuenta el periodo 2001-2018. El primer año de gobierno el crecimiento fue de -0.1%, el segundo de -8.5%. A su favor tiene la desaceleración del sector industrial de Estados Unidos del segundo semestre del 2018 que impactó negativamente al sector manufacturero en México, principalmente el exportador. Así mismo, el primer año de cada sexenio la economía suele alentarse pero no al nivel del 2019, esto fue causado en parte por la cancelación del aeropuerto de Texcoco que generó incertidumbre. Si ampliamos el periodo de 2001 a 2020, el crecimiento promedio anual disminuye hasta 1.4%, tan solo en los dos primeros años de este gobierno el crecimiento promedio asciende a -4.3%. La expectativa de crecimiento para el 2021 aumentó, si tomamos en cuenta el escenario central del Banco de México de 6% el crecimiento promedio anual se incrementa hasta -0.8%; pero si calculamos el crecimiento para todo el sexenio con base en las expectativas de los analistas del sector privado para el 2023 y 2024 el promedio anual sexenal sería de -0.7%, no sucedía algo similar desde la década de los ochenta.

El gobierno no hizo absolutamente nada por evitar una caída tan drástica de la economía en la pandemia, no existió una política fiscal contracíclica como lo hicieron la mayor parte de los países en el mundo, los apoyos a las MiPymes cayeron a cuenta gotas generando quiebras masivas de empresas y aumento del desempleo. Si la caída no fue de doble dígito en 2020 fue gracias a los apoyos fiscales multimillonarios de Estados Unidos que atenuaron el ciclo económico en México y provocarán un crecimiento del 6%, aproximadamente. Debemos darle las gracias al vecino del norte, no a nuestro gobierno.

Otro grave error de este gobierno es la creencia que el petróleo debe ser la palanca del desarrollo nacional, para ello han fortalecido el monopolio de PEMEX a través de la Reforma los Hidrocarburos publicada el 4 de mayo del presente año. Dicha reforma implica incertidumbre a las inversiones e inhiben la competencia, esto desincentiva la construcción de infraestructura privada. Todas las inversiones del sector serán ejercidas por PEMEX cuyo valor ha pasado de -1.4 billones de pesos en el 2018 a -2.44 billones de pesos al cierre del 2020. El gobierno le ha inyectado más de 200 mil millones de pesos que han sido insuficientes para detener la caída en la producción petrolera. El efecto de esta política energética recaerá en los consumidores y en las finanzas públicas a través de incrementos en el precio de los energéticos. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) aunque no tan endeudada, está siguiendo el mismo camino que PEMEX.

En materia de gasto, de acuerdo con un estudio del Centro de Estudios Económicos y Presupuestarios (CIEP) “la cuenta pública 2020 muestra que el aumento del gasto programable no priorizó actividades relacionadas con la atención a la pandemia. El gasto en el sector salud fue menor que el aumento del gasto destinado al aeropuerto de Santa Lucía, lo que limitó el incremento en la capacidad del sistema de salud para ofrecer una respuesta oportuna a la sociedad.” Sin duda este resultado muestra la realidad del gobierno de López Obrador, sus prioridades son el aeropuerto se Santa Lucía, el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas; estas tres obras magnas terminarán siendo tremendos elefantes blancos que significarán un daño irreparable a la sociedad en términos monetarios y de bienestar. El gasto creciente en programas sociales generadores de votos terminará presionando las finanzas públicas, no habrá dinero que alcance para hacerle frente a este rubro.

Pese al mensaje continuo del “no hemos endeudado al país”, los resultados también indican lo contrario. El saldo de la deuda como porcentaje del PIB pasó de 48.0% en 2020 a 51.7% en el primer trimestre del 2021, lo cual implica un crecimiento de 6.7% en términos reales. El endeudamiento público pasó de 28,487 en el 2020 a 180,848 millones de pesos en el primer trimestre del 2021. El problema no es la deuda, es la mentira.

¿Continuamos? Bien, en materia política las mañaneras han sido y seguirán siendo el mecanismo para desinformar y engañar a la población, además de atacar a los que el presidente considera sus adversarios. López Obrador ataca constantemente a las instituciones autónomas del ejecutivo federal como el Banxico, el INE, INEGI, INAI, COFECE, IFT, CONEVAL y los reguladores energéticos como la CRE y la CNH. Justamente se les dotó de autonomía para evitar que los presidentes metieran mano de manera discrecional para beneficio propio y de su gobierno. El objetivo es atacarlos públicamente, poner al pueblo en su contra y ganar legitimidad para despojarlos de su autonomía.  El claro ejemplo del éxito de la autonomía de ciertas instituciones es Banco de México, cuyos resultados en materia inflacionaria, transparencia, rendición de cuentas y confianza han sido diametralmente distintos comparado con el periodo en que la institución monetaria no gozaba de autonomía.

En 10 trimestres de gobierno morenista la corrupción no ha disminuido, el crimen organizado aumentó su área de influencia con total impunidad, la pobreza se incrementó 10%, las decisiones al interior del gabinete han sido terribles. La política económica no ha cambiado respecto a los presidentes anteriores, sigue siendo de corte neoliberal o conservador. Recuerden que el presidente no busca gente con capacidad comprobada en cada rubro, sino personas leales a él, los resultados hablan por sí solos…

El gobierno de Peña Nieto fue descarado, los de ahora son hipócritas.

López Obrador ya te mintió, te engañó y te defraudó, por esta y muchas razones más no deberías votar por Morena.

cDr. Luis Alberto Bravo Pérez

Inteligencia Macroeconómica

Twitter: @Imacroeconomica

Publicidad